Investigadores de la UJA señalan en un estudio que la motivación de las empresas tecnológicas con la sostenibilidad medioambiental cambia a lo largo del tiempo

Placas fotovoltaicas, en el Edificio B5 del Campus Las Lagunillas.

Investigadores de la Universidad de Jaén han constatado que la motivación principal de las empresas tecnológicas con la sostenibilidad medioambiental cambia a lo largo del tiempo. Así, las empresas tienden a implementar a largo plazo aquellas políticas de protección del medio ambiente que están ligadas a la innovación y que tienen efecto sobre la eficiencia de sus procesos. En este sentido, las empresas experimentarían un proceso de habituación por el que con el paso del tiempo responden menos a factores de carácter institucional (presiones externas) y más a motivaciones de eficiencia económica a la hora de implantar prácticas de sostenibilidad medioambiental.

Estas conclusiones se derivan de un estudio realizado en la Universidad de Jaén y financiado por la Fundación BBVA, que pone de manifiesto cómo una decisión estratégica interna de las empresas, como es la innovación en procesos, interactúa con características del entorno externo a la hora de explicar el grado de compromiso con la sostenibilidad. Estos resultados han sido publicados este mes de enero en la prestigiosa revista Journal of Cleaner Production, en el artículo titulado “Process innovation and environmental sustainability engagement: An application on technological firms”, del que son autores los profesores de la UJA José Moyano, Juan Manuel Maqueira y Sebastian Bruque.  

El estudio se ha realizado a partir de una muestra de 239 empresas localizadas en parques científicos y tecnológicos españoles y que representan el 25% del total de empresas localizadas en estos espacios surgidos para estimular la cooperación en innovación y aprovechar las ventajas derivadas de las economías de aglomeración.

El trabajo pretende identificar qué factores, económicos o institucionales, son más importantes a la hora de explicar el compromiso de las empresas con la sostenibilidad ambiental. Desde la perspectiva económica, los directivos adoptan decisiones para mejorar la competitividad a través de la reducción de costes, la mejora de la eficiencia o para diferenciarse de los competidores. Desde la perspectiva institucional, los directivos deben tener presente la presión creciente de los grupos de interés (donde sobresalen los clientes) para conseguir un equilibrio entre las necesidades económicas y la necesidad de preservar el medioambiente. El artículo publicado utiliza ambas perspectivas para identificar el papel de la innovación en procesos en la implicación de la empresa con la sostenibilidad medioambiental.

La innovación en procesos se ha medido de dos maneras: a) si la empresa ha desarrollado o no nuevos procesos o tecnologías en los últimos tres años; b) el grado de innovación en procesos que recoge si la empresa ha introducido más o menos procesos o tecnologías que los competidores y el grado en que dichos procesos o tecnologías difieren de los competidores. Por su parte, el compromiso de la empresa con la sostenibilidad medioambiental contempla los esfuerzos realizados por la empresa para gestionar sus operaciones, de modo que se reduzca la contaminación ambiental, se minimice la huella ecológica y que los productos finales provoquen daños mínimos al medio ambiente.

Los resultados obtenidos señalan que las empresas que innovan en procesos están más comprometidas con el medioambiente. Ello significa que las empresas innovan en procesos tanto para satisfacer la presión de los grupos de interés para que adopten decisiones que impacten de forma positiva en el medio ambiente, como para mejorar la eficiencia en el uso de recursos, eliminar actividades que no añadan valor y evitar los costes de oportunidad derivados de la polución.

Asimismo, los resultados muestran cómo las empresas que innovan más en procesos que los competidores también están más comprometidas con el medioambiente, indicando que consideran tanto objetivos económicos como institucionales a la hora de establecer su compromiso con la sostenibilidad medioambiental. Esto es, innovan en procesos buscando la diferenciación ambiental respecto de los competidores para así conseguir mejor reputación, y a la vez consideran las presiones del entorno institucional (normativas, coercitivas, miméticas) para avanzar en su implicación con la sostenibilidad medioambiental.

Por último, los hallazgos más llamativos del artículo señalan que cuando se tiene en cuenta el paso del tiempo, esto es, los años transcurridos desde que la empresa se localizó en el parque científico y tecnológico, el objetivo principal de la innovación en procesos no es mejorar la sostenibilidad medioambiental, sino mejorar la eficiencia, para así garantizar su supervivencia. Esto es, con el paso del tiempo las empresas buscan mantener o mejorar la eficiencia interna, a la vez que disminuye su respuesta hacia las presiones externas. Esta progresiva pérdida de influencia del contexto institucional puede ser explicado por un proceso de “habituación” a su entorno más que a cambios en el marco institucional en el que se desenvuelven las empresas.

Este trabajo de investigación ha sido desarrollado en el marco de la financiación otorgada por la Fundación BBVA en la primera convocatoria de proyectos de investigación realizada en 2014 a nivel nacional. A dicha convocatoria se presentaron más de mil proyectos que compitieron por la consecución de 21 proyectos de investigación en 5 ámbitos de conocimiento. El proyecto desarrollado por la Universidad de Jaén es uno de los tres concedidos a grupos de investigación andaluces, siendo el único otorgado en el ámbito de ‘Socioeconomía’ en esta comunidad.

Autor

Fuente: J.M.

Etiquetas