La filóloga Luisa López Grigera defiende que el estilo del escritor no procede del “genio”, sino que lo impone “una voluntad y una racionalidad"

El Rector de la UJA abraza a Luisa López Grigero, en el momento de la toma de atributos. Foto: Sitoh Ortega

La filóloga y catedrática emérita por la Universidad de Michigan (Estados Unidos)  Luisa López Grigera aseguró hoy, en su acto de investidura como Doctora Honoris Causa por la Universidad de Jaén (UJA), que el estilo del escritor no procede del “genio”, sino que lo impone una “voluntad y una racionalidad”, tal y como descubrió hace años y que fue un referente investigador.

El acto de investidura estuvo presidido por el Rector de la Universidad de Jaén, Juan Gómez Ortega, en el Aula Magna del edificio C 1 del Campus Las Lagunillas. El Departamento de Filología Hispánica de la Universidad de Jaén, con el profesor de Filología Española de la UJA, Ventura Salazar García, como defensor de la concesión, acordó proponer su nombre para investirla como Doctora Honoris Causa, la segunda mujer en la Universidad de Jaén, en virtud de los acreditados méritos de su trayectoria profesional y académica en el ámbito de la Filología Hispánica. Sus líneas de investigación prioritarias son: la literatura española el Siglo de Oro, con especial atención a Quevedo; la Retórica, y el Humanismo.

Luisa López Grigera explicó que hace años tuvo la suerte de caer en que lo aprendido en las universidades de todo el mundo, con respecto a la “estilística”, le producía “un gran desconcierto”, ya que se consideraba que el estilo es la expresión de la personalidad del escritor “y, por lo tanto, el estilo de un escritor es el mismo a lo largo de su vida”. En sus años de estudio, había aprendido “que el escritor escribe espontáneamente, expresa vivencias personales, profundas e inconscientes, como decía Kant, y sin ninguna preceptiva anterior, porque Kant consideraba que la preceptiva artística la daba el “genio”. Y lo creíamos ciegamente”, apuntó. Sin embargo, López Grigera comprendió que los cambios de estilo del escritor no procedían “de cierta situación psicológica; que cuando había dos estilos, no había dos personalidades en el escritor, sino que el estilo no lo imponía la personalidad, sino una voluntad y una racionalidad, que se había escogido voluntaria y fríamente”. Este descubrimiento le hizo caer “en un estado de shock, porque lo primero era cómo hace uno para decir eso ante los colegas, quién es uno para decir eso. Así llegué a la conclusión de que esos cambios de estilo en un mismo escritor y en una misma obra, al cabo de tres o cuatro años de diferencia, respondían a preceptos que venían de fuera del escritor, que no venían del “genio”, sino que le venía dados, los había aceptado y ese escritor es uno de los clásicos del siglo XVI”. A partir de entonces, se creó la Asociación para el Estudio de la Historia de la Retórica, donde se establecía de partida que existía un cambio en el sistema retórico, lo que abrió “un campo interesante y amplio a los latinistas”, apostilló.

Durante su discurso, López Grigera defendió la palabra, el estudio de la Filología, “como esa búsqueda amorosa de la palabra”, y aprovechó para agradecer su investidura como Doctora Honoris Causa, ya que “es un honor muy grande, un honor, sin causa. No lo merezco, pero lo acepto, y los años que me quedan de vida activa así lo demostraré”.

Laudatio

El profesor titular de Lingüística General de la Universidad de Jaén, Ventura Salazar García, fue el encargado de actuar como padrino y pronunciar la Laudatio, en la que se refirió a los méritos académicos y humanos de la nueva Doctora Honoris Causa de la UJA, que la avalan como una de las figuras más señeras en la actualidad en el ámbito de los estudios filológicos. “Con el fin de resaltar que no ha perdido ni un ápice de la vitalidad y la pasión por su quehacer que siempre le ha caracterizado, me limitaré a señalar las dos líneas que mantiene actualmente abiertas: los cancioneros de Juan de Cigorondo, poeta mexicano de finales del siglo XVI, y el Lazarillo de Tormes. Y como no podía ser menos, ha recibido a lo largo de su dilatada trayectoria multitud de distinciones y reconocimientos”, apuntó el profesor Ventura Salazar, que destacó el hecho de que en el curso 1971-1972 fuera la encargada de dictar la lección inaugural en la Universidad de Deusto, rompiendo una inercia de discriminaciones seculares y daño un paso decisivo hacia la plena normalización de la presencia femenina en las más altas esferas académicas, “lo que ilustra el papel pionero que tan a menudo ha desempeñado a lo largo de su vida”.

Nueva Doctora Honoris Causa

Tras la toma de sus atributos (anillo; guantes blancos y libro de la Ciencia y de la Sabiduría) y ser nombrada Doctor Honoris Causa por la UJA, Luisa López Grigera pronunció su discurso de ingreso en este claustro. El acto de investidura de la nueva Doctora Honoris Causa fue cerrado por el Rector de la Universidad de Jaén, que pronunció su discurso de bienvenida. El Rector, que destacó que se trata de la segunda mujer en ser investida Doctora Honoris Causa tras la investigadora Margarita Salas (2012), aseguró que el Doctorado Honoris Causa forma parte del “rico patrimonio inmaterial” que ha pervivido a lo largo de los más de ocho siglos de historia de las universidades. “El Doctorado Honoris Causa encierra en sí la nota que define la principal tarea de la Universidad: la búsqueda de la ciencia, del conocimiento y de la sabiduría. Por eso las Universidades celebran y reconocen con gratitud y con admiración a quienes resultan imprescindibles en el avance del conocimiento y por eso hoy es un gran día para la Universidad de Jaén”, afirmó.

El Rector de la UJA felicitó al Departamento de Filología Española y a la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación por tener la iniciativa de proponer a la doctora López Grigera como Honoris Causa de la Universidad de Jaén, una propuesta que además contó con la adhesión formal de numerosas instituciones nacionales e internacionales, así como con el apoyo de los Departamentos de Filología Inglesa y de Lenguas y Culturas Mediterráneas de la UJA.  “Hoy nos sentimos orgullosos de contar con la doctora López Grigera como miembro del Claustro de Doctores de la UJA. Hemos escuchado su magistral defensa de la Filología, convertida en un elogio aplicable a las Humanidades en su conjunto. Lo ha hecho desde la experiencia del conocimiento y desde la experiencia vital de quien reconoce que su único mérito ha sido haber pasado la vida entre libros”, declaró el Rector.

Por otro lado, Juan Gómez se refirió a la “crisis de las Humanidades”, de las que destacó su fortaleza intrínseca, “porque está fundamentada en la nobleza de su objeto, que no es otro que el ser humano analizado desde todas sus perspectivas”, y defendió “cultivando aquellos conocimientos que permiten el desarrollo de aptitudes que son fundamentales para el buen funcionamiento del sistema social y que tienen como objetivo el desarrollo del individuo”. Por este motivo, consideró que “se hace urgente y necesario suplementar la especialización de las titulaciones, enriqueciéndolas con competencias transversales que proporciones una formación integral”. “Por ese motivo, la Universidad de Jaén ha creado un proyecto basado en cursos de formación integral que forman parte del currículo académico de los estudiantes”, afirmó Juan Gómez.  

Currículum de Luisa López Grigera

El Claustro de la Universidad de Jaén (UJA) aprobó el pasado 3 de octubre la concesión del Doctorado Honoris Causa a la filóloga Luisa López Grigera, que es doctora en Filología Románica por la Universidad Complutense de Madrid y catedrática emérita de Filología Hispánica de la Universidad de Michigan (EE UU). 

Luisa López Grigera es catedrática emérita por la Universidad de Michigan (Estados Unidos). Ha sido docente universitaria en activo entre los años 1958 y 1999, en distintas universidades de Argentina, España y Estados Unidos. Es Doctora en Filología Románica por la Universidad Complutense de Madrid y ha dirigido 22 tesis doctorales y numerosos trabajos de investigación. Es autora de numerosas publicaciones académica (en torno al centenar), que incluyen monografías, ediciones críticas, artículos en revistas especializadas de primer nivel, etcétera. Su labor investigadora no se ha interrumpido tras obtener el emeritazgo. Sus líneas de investigación prioritarias son: Literatura española del Siglo de Oro, con particular atención a Quevedo; Retórica, y Humanismo. Ha sido objeto de numerosos reconocimientos y distinciones, entre los que sobresale la edición de un volumen homenaje editado por la Universidad de Deusto en el año 2000, universidad en la que fue catedrática entre 1970-1975. Este volumen es “Estudios de Filología y Retórica en homenaje a Luis López Grigera”.

 

Autor

Gabinete de Comunicación y Proyección Institucional de la UJA (F.R.R. y C.Q.R.)

Etiquetas